En Gatos

Debemos ser conscientes de que un gato, aún con su carácter independiente, no es un animal autosuficiente. Dependerá de nosotros para muchas cosas más que para darle de comer y limpiarle la caja.

Si se trata de un gatito huérfano, esta dependencia se acentuará muchísimo más. Nosotros vamos a suplir los cuidados que en condiciones normales le daría su madre.

ALIMENTACIÓN

Proporcionarle a un gatito la alimentación correcta para su desarrollo ya no es ningún problema. Hoy en día podemos escoger entre una gran variedad de alimentos especialmente preparados para ellos y que cubren a la perfección sus necesidades.

Podemos encontrar leches artificiales formuladas para gatitos en cualquier clínica veterinaria. Es muy importante darle este tipo de alimentación evitando la leche de vaca mezclada con agua o sola, la leche en polvo para bebes, pan con agua y demás leyendas urbanas que corren aún por las calles. Pues pese a las altas dosis de cariño que contienen, a veces no solo son incompletas sino incluso perjudiciales pudiendo causar graves diarreas y desequilibrios electrolíticos que pueden tener repercusión en su desarrollo o incluso ser fatal.

Durante los primeros días de vida, deberemos darle una toma cada dos horas, pasar a una toma cada cuatro horas en la segunda semana e ir distanciando paulatinamente las tomas hasta la cuarta semana en la que comenzaremos a darle comida sólida.

La administración de la leche debe hacerse con el gatito boca abajo con su cabeza estirada hacia arriba como si fuera a mamar. No lo coloquen boca arriba como un bebé ya que esto dificultaría la correcta deglución.

La cantidad varía según la edad del gatito y el tipo de leche. Normalmente en la parte trasera del producto podrán encontrar una tabla como la siguiente.

Edad del gatitoNº tomas/gatito/díag leche en polvo/gatito/tomaml leche reconstituida/gatito/toma
Semana 1712
Semana 2635
Semana 35510
Semana 45510

*Ejemplo para un tipo concreto de leche

Se recomienda calentar un poco el agua y administrar la leche templada para no bajar la temperatura corporal del gatito. La leche que sobre de una toma es mejor no conservarla para la siguiente.

Una vez empecemos con la comida sólida, llega la gran duda, comida seca (pienso) o comida húmeda (lata). Como veterinarios aconsejamos que predomine la seca por sus múltiples ventajas (fresca más tiempo, menos insectos, higiene dental, etc.). Pero se recomienda la administración de dieta húmeda entre 3 y 6 veces por semana. La hora del día que escojan para dar la latita es muy importante, su gatito no tardará en aprenderla y reclamarle de forma inquisitiva la ración. Así que un consejo personal es que nunca se administre a primera hora de la mañana.

Es importante acostumbrar el paladar de nuestro gatito desde pequeño a diferentes comidas, pues de lo contrario es muy difícil cambiar de alimento. Y a veces esto es necesario cuando son adultos por problemas urinarios, renales o alérgicos.

Cuando el gatito se alimenta solo de comida sólida debe tener además agua fresca y limpia a su disposición todo el día.

LA CAMA O CUNA

El gatito debe tener un cesto o cuna donde pueda refugiarse, dormir abrigado y sin corrientes de aire. Según la época del año y la temperatura de la habitación en la que se encuentre la cuna, podemos poner una bolsa de agua caliente. O en su defecto una pequeña botella de agua con agua caliente, envuelta en paños, en un ladito de la cuna. Permitiendo así que el gatito se arrime a ella si tiene frio o pueda alejarse si tiene calor. NUNCA EN CONTACTO DIRECTO con la piel del gatito, podríamos quemarlo muy fácilmente.

LA CAJA DE ARENA

Durante las primeras semanas, los gatitos huérfanos necesitan además que les estimulemos la zona anal para que puedan defecar normalmente. Lo haremos aplicando un algodón humedecido con agua caliente por el ano y la tripa después de cada toma.

Entre la tercera y cuarta semana es el momento ideal para enseñar a nuestro gatito a ir a la caja. Después de la toma lo colocaremos entre 5 y 10 minutos en el arenero. Ten paciencia, primero solo jugará y curioseará, pero poco a poco entenderá el mensaje.

La caja siempre debe estar situada en un lugar tranquilo, de fácil acceso y sobre todo alejada del lugar donde le pongamos la comida.

La higiene de la caja es fundamental, las heces deben ser retiradas diariamente con una paleta o de lo contrario el gatito hará sus deposiciones en otro lugar.

Hay gatitos, sobre todo los persa, que hacen las micciones en su caja y en cambio defecan fuera. Esto es debido a su carácter excesivamente escrupuloso y es su forma de demostrar que les gusta tener dos cajas, una para cada función.

Si es el caso de tener más de un minino en casa, debe saber que una sola caja de arena no será suficiente, debe haber un mínimo de cajas igual al número de gatos más una.

Nº cajas de arena = nº de gatos +1

EL PELO

Es conveniente cepillarlos diariamente, sobre todo a los de pelo largo, y es mejor y más fácil acostumbrarlos desde pequeños. En épocas de muda esto más que una necesidad, se convierte en una obligación, pues es el momento en el que aparecen los problemas intestinales por “bolas de pelo”. Estas acumulaciones de pelo en intestino y estómago impiden la normal defecación y provocan vómitos frecuentes. Para evitarlo, además del cepillado, se debe administrar semanalmente malta en gel o crema mezclada con la comida o sola. Esto le facilitará el transito del pelo y su expulsión de forma normal.

LAS UÑAS

Las uñas del gato crecen continuamente y ellos las gastan y afilan de forma instintiva. En condiciones ideales el gato las gasta contra arboles y maderas pero si vives en un piso el lugar elegido serán las alfombras, el sofá y las esquinas de los muebles. Podemos evitar los desastres domésticos colocando rascadores lo más tempranamente posible. Hay una gran diversidad de rascadores, en cuerda, moqueta, de un altura, de tres, planos, con postes, etc. Lo más importante es que estos sean estables, si se tambalean o caen mientras el gatito los usa, pronto dejará de utilizarlos y volverá a fijar su atención en nuestros muebles.

No debemos obligar al gato a utilizarlos o no será bien aceptado. Un buen truco es jugar con ellos por la zona del rascador, con cuerdecitas o plumas para que aprecie la sensación y el tacto al quedarse enganchado con sus uñas. Así reconocerá el lugar como una buena zona para desgastarlas.

También se pueden cortar cada vez que sea necesario con una pequeña tijerita especial, pero esto no nos evitará todo lo anteriormente comentado.

CUIDADOS VETERINARIOS:

DESPARASITACIÓN Y VACUNAS

Cuando un gatito llega a nuestra casa, deberíamos llevarlo a que lo explore un veterinario inmediatamente para que lo desparasite tanto interna como externamente. Su veterinario apreciará si tiene pulgas, ácaros, hongos…y lo tratará de forma sencilla.

A partir de los dos meses de edad y siempre que el gatito se encuentre en perfecto estado y desparasitado, podemos empezar la vacunación.

Realizamos una pauta de vacunación que consiste en tres vacunas separadas un mes entre ellas con su posterior recordatorio de una vacuna anual.

Muchos propietarios no vacunan alegando que su gatito nunca va a salir de casa. Pero a través de nuestro calzado y ropa introducimos gérmenes que pueden afectar a nuestro gatito. La prevención es la vacunación.

EDUCACIÓN Y PELIGROS

Los gatitos también aprenden pero no se pueden aplicar con ellos las mismas técnicas que con los perros. El castigo en ellos no producirá sumisión, sino miedo, rechazo y agresividad. Esto se debe a que ellos no viven en grupos jerarquizados, no aceptan jefes.

Lo que debemos hacer es aplicar castigos disimulados que no los relacionen con nosotros sino con la situación. Además solo se pueden aplicar en el momento y no pasado un tiempo, ya que ellos carecen de memoria asociativa.

Un buen método es la utilización de sprays de agua, cuando estén realizando un trastada y sin que nos vean, dirigiremos el spray contra él.

Son animales curiosos y un hogar normal puede estar lleno de peligros que podemos evitar.

  • Los cables eléctricos pueden ser mordisqueados ocasionando graves quemaduras o electrocución. Evite que lo haga y cuando no esté en casa, desenchúfelo todo.
  • Las ventanas y balcones deben estar protegidos con mallas o cualquier otro sistema que les permita disfrutar del paisaje sin riesgos.
  • Los electrodomésticos como lavadoras, hornos y frigoríficos siempre con la puerta cerrada. Resultan muy atractivos para nuestro gatito y puede quedarse dormido dentro.
  • Las agujas de coser acaban muchas veces en el interior de gatitos traviesos. Intentad no dejarlas enhebradas con el hilo para que el gatito no la pueda ingerir mientras juega.

Dicho todo esto, solo nos queda decir:

¡Disfrutad de vuestro peque!

Otros artículos

Deja un Comentario

*